Por: Elisha Goldstein, traducido del Mindful Magazine

Dos tercios de los estadounidenses dicen que necesitan ayuda para el estrés. Pero el estrés en sí no es el problema. Es cómo nos relacionamos con el estrés. La respuesta al estrés es crítica para nuestra supervivencia. Puede salvar nuestras vidas o permitir que un bombero cargue a un hombre de 300 libras por un tramo de 20 escaleras. Por supuesto, la mayoría de nosotros no encontramos una amenaza de vida o muerte con tanta frecuencia.

Por lo general, experimentamos reacciones de estrés en respuesta a pensamientos, emociones o sensaciones físicas. Si nos preocupa activamente si podemos poner comida en la mesa u obtener el puntaje perfecto del examen y rápidamente la reacción al estrés se activa. Pero si los sistemas corporales involucrados en el estrés no se se normalizan, los efectos pueden ser graves. Con el tiempo, podemos sucumbir a cosas por ejemplo, presión arterial alta, tensión muscular, ansiedad, insomnio, problemas gastrointestinales y un sistema inmunitario debilitado.

El estrés en sí no es el problema. Es cómo nos relacionamos con el estrés. 

Se ha demostrado que crear espacio en el día para detenerse, salir de la mente preocupada y volver al momento presente es enormemente útil para mitigar los efectos negativos de nuestra respuesta al estrés. Cuando nos adentramos en el presente, es más probable que ganemos perspectiva y veamos que tenemos el poder de regular nuestra respuesta a la presión. 

Aquí hay una breve práctica que puedes utilizar en tu día para entrar en ese espacio entre el estímulo y la respuesta.

S.T.O.P en Español (Pare)

S = Parar. Deja de hacer lo que estás haciendo ahora, ponte en una posición cómoda, sentado o acostado. 

T = Tomar un momento. Respira profundamente algunas veces. Tal vez por la nariz inicialmente, y luego por la boca. Con cada exhalación permita que su cuerpo se suavice un poco más. Mientras esté aquí con la respiración en este momento, permita que su cuerpo se adapte a su ritmo natural de respiración. Inhale y sienta la respiración entrando. Exhale y sienta que sale la respiración. Permita que su cuerpo tome el aliento que necesita en su ritmo natural de estar vivo. 

O = Observar. Comience a observar su cuerpo, notando si hay tensión u opresión en alguna parte, incluida la cara. Si nota algo de eso, simplemente permita que se ablande, o simplemente ajuste conscientemente su cuerpo como lo necesite. Sé consciente de cómo te sientes emocionalmente en este momento. Si hay una sensación de calma o tranquilidad, tal vez algo de inquietud o irritación, o tal vez incluso tristeza. O podrías sentirte neutral. Lo que sea que esté allí, mira si puedes ser consciente de ello y observa cómo se siente físicamente en el cuerpo.

Continúa observándote física y emocionalmente en este momento, dejando que las cosas sean. Sé consciente y observa tu mente ahora mismo, notando si parece distraído o abarrotado o si parece que se está estableciendo aquí. De cualquier manera, está bien: la “o” de observar es solo para permitirnos ser conscientes de nuestra experiencia en el momento; física, emocional y mentalmente. El momento en que notamos que nuestra mente está apagada es un momento en que estamos presentes. Acomódate, sé consciente de la plenitud de tu experiencia física, emocional y mental, y simplemente déjate llevar. 

P = Proceder. Proceder es simplemente dejar la pregunta de: “¿Qué es lo más importante para que yo le preste atención en este momento?” o “¿Qué necesito ahora?” Permita que cualquier respuesta que exista simplemente se filtre y surja. Proceda con eso en el próximo momento. Recuerda siempre reconocerte por tomarte este tiempo. Este es un gran acto de autocuidado; tómate el último momento para reconocerte por tomarte este tiempo.

Para un audio de la practica de manera guiada visita la siguiente página:

https://www.mindful.org/the-s-t-o-p-practice-for-stress/

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *